Los sistemas acrílicos requieren una mezcla precisa de líquido (monómero) y polvo (polímero) para asegurar una uña duradera y evitar que los clientes desarrollen una reacción alérgica.

¿Qué pasa cuando mezclas monómero con polímero?

Cuando se mezcla polvo acrílico con monómero, se produce un proceso químico llamado polimerización. La polimerización es una reacción química, en la que las moléculas se combinan para formar moléculas más grandes que son unidades estructurales repetidas de las moléculas más pequeñas, lo que da como resultado que la uña acrílica se convierta en una única unidad dura. Sin embargo, si el líquido y el polvo no se miden y mezclan correctamente, el producto no se endurecerá (polimerizará) por completo. El producto demasiado «húmedo» puede hacer que tus clientas tengan una reacción al producto.

¿Por qué una mezcla inadecuada puede causar reacciones alérgicas?

Doug Schoon, científico de la industria y autor de Face to Face With Doug Schoon, describe cómo demasiado líquido puede causar una reacción en las uñas de un cliente. Cuando el líquido y el polvo se combinan, forman una unidad sólida, muy parecida a la arena, la grava y el agua que forman el cemento. Si hay demasiado líquido, parte del exceso de líquido fluye hacia el área de la cutícula, causando daño allí; el resto del líquido se acumula en el lecho ungueal y nunca tiene la posibilidad de unirse con el polvo o evaporarse.

Perla acrílica con la consistencia correcta
Perla acrílica con la consistencia correcta

El exceso de líquido puede permanecer en el lecho ungueal durante semanas o meses. “Si su cliente presenta una reacción a los acrílicos, puede estar seguro de que es porque está usando una mezcla demasiado húmeda”, dice Schoon.

Doug Schoon ha investigado cómo afecta la proporción de líquido y polvo a las uñas. Según Schoon, las reacciones alérgicas del cliente son causadas con mayor frecuencia por proporciones incorrectas de líquido y polvo. Dice: “Este es un problema importante en la industria. Los fabricantes y distribuidores de productos dan instrucciones de uso para que su producto funcione correctamente y tenga una buena retención, pero no enfatizan que una proporción incorrecta hará que el cliente desarrolle una reacción. Y esto es tan importante. Piénselo: está abierto a una demanda si su cliente desarrolla una reacción causada por una mezcla incorrecta del acrílico «.

Además de los problemas de salud, el producto mezclado incorrectamente puede crear uñas quebradizas, frágiles y propensas a levantarse. El producto demasiado húmedo también puede provocar la cristalización en la parte superior del recubrimiento terminado.

 

Consistencia Perla acrílico
Consistencia Correcta e Incorrecta de la Perla Acrílica

NUNCA EXCEDAS la proporción de 2: 1

Cuando se mencionan las proporciones de líquido y polvo en las instrucciones de uso del producto, la proporción recomendada suele estar entre 1 ½: 1 y 2: 1 (2 partes de líquido por 1 de polvo). Pero además de la simple proporción, también debes saber qué consistencia y humedad debe tener el producto.

Perla acrílica con la consistencia demasiado seca
Perla acrílica con la consistencia demasiado seca

Cómo saber cuándo tu perla de acrílico está demasiado húmeda

Doug Schoon nos muestra una prueba que los técnicos pueden realizar a intervalos durante un servicio de uñas para asegurarse de que sus perlas tengan la consistencia correcta.

«Coloque una gota de producto sobre un tip. Una perla de consistencia adecuada fluirá lentamente después de 10-15 segundos, no se aplanará y no tendrá un charco de líquido a su alrededor. Si la perla se aplana, si hay un charco de líquido o si fluye en 3-4 segundos en lugar de 10-15 segundos, está demasiado húmedo, hasta cuatro o cinco veces demasiado húmedo».

La perla perfecta mantiene su forma. Su consistencia es como la de la mayonesa: es movible, pero no líquida. No rezuma ni se derrite; permanece en forma de bola; no está tan seca como para tener polvo.

Es posible que los técnicos ni siquiera se den cuenta de que están usando más líquido del que deberían, ya que no se puede medir la cantidad de líquido y polvo que se usa, puesto que hay sistemas que secan más rápido que otros y la misma cantidad de líquido puede recoger cantidades diferentes de polvo según el tipo de secado.

Los monómeros sin olor funcionan de manera diferente

Los sistemas sin olor requieren una proporción aún más seca que los sistemas tradicionales. Los fabricantes recomiendan una proporción de 1: 1 (nunca más líquido que eso), lo que da como resultado una gota de producto muy pastosa con la que parece difícil trabajar al principio. Los técnicos acostumbrados a trabajar con una mezcla de consistencia más húmeda se ven tentados a agregar más líquido para que el producto sea tan manejable como los sistemas tradicionales. Pero agregar más líquido resultará en una uña quebradiza. Lo ideal es realizar una perla que tenga una apariencia casi helada. La perla puede ser blanca, siempre y cuando no haya polvo. Con los sistemas sin olor, después de colocar la perla en la uña, el líquido sale rápidamente a la superficie y se puede comenzar a darle forma. Las uñas hechas con monómeros sin olor tardan más en construirse ya que tardan más en secarse, por lo que hay mucho tiempo para darle forma al producto.

Los técnicos de uñas deben prestar atención a su monómero

Es fácil adquirir malos hábitos con el monómero. Por ejemplo, si utilizas un pincel para acrílico grande (tamaño 12 o 14), el líquido puede esconderse en el vientre del pincel, de modo que cada vez que le das forma al producto en la uña, suelta más líquido en la uña. Ese líquido tiene que ir a alguna parte. Un pincel para acrílico mediano (tamaño 8 o 10, por ejemplo), no retendrá líquido oculto en su interior.

Perla acrílica con la consistencia demasiado húmeda
Perla acrílica con la consistencia demasiado húmeda

Si estas usando monómero adicional mientras esculpes para ayudar a crear un acabado suave, nuevamente estás alterando la proporción del producto, lo que podría provocar uñas de mala calidad o una reacción al producto.

Algunos técnicos secan el pincel totalmente en la servilleta cuando limpian los restos de acrílico adheridos y luego lo sumergen en líquido de nuevo para humedecerlo. No se debe hacer eso. Tan solo hay que dar pequeños toques para limpiar los residuos, pero nunca se debe secar el pincel, ya que la cantidad de monómero que contiene el pincel es el adecuado para esculpir la perla correspondiente.

Los técnicos de uñas que utilizan un método de aplicación de una sola bola deben tener especial cuidado para evitar que la proporción de líquido sea demasiado alta. Una perla grande puede ocultar su consistencia y a menudo, está más húmeda de lo que parece.

Es preferible usar varias perlas pequeñas de producto en lugar de una o dos bolas grandes, ya que si aplicas perlas pequeñas, siempre puedes agregar más producto si lo necesitas. Pero si aplicas demasiado producto (lo que suele suceder si no tienes cuidado con los sistemas de una o dos perlas), el producto se descontrola y tendrás que limar mucho para darle la forma deseada.

 



Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y acrílico, ¡Inscríbete en nuestros cursos!

Si te ha gustado nuestra entrada de hoy, Proporción de polvo y líquido acrílico ¡Suscríbete a nuestro blog!


4 comentarios de “Proporción de polvo y líquido acrílico

    • Yolanda - Uñas y Estética dice:

      Hola Sofía.
      Eso depende mucho de si son uñas desde cero, o son rellenos y depende de los gramos de cada envase, por lo que no hay una respuesta determinada para tu pregunta.
      Un abrazo.

        • Yolanda - Uñas y Estética dice:

          Hola Rolando.
          Lo más probable es que le haya entrado aire al envase o esté ya caducado. No es posible arreglarlo ya. Es necesario reemplazarlo por otro nuevo.

          Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *