La manicura spa no es sólo  limarse y pintarse las uñas, es un descanso muy placentero para tus uñas y manos. 

Seguro estás de acuerdo conmigo en que es sumamente necesario encontrar ciertos momentos de relax para equilibrar el estrés en el que vivimos. Por ello apúntate a una manicura spa para disfrutar de un rato para ti, siendo muy beneficioso para tu salud.

¿Qué es la manicura spa?


La manicura spa emplea diferentes técnicas con un mismo propósito: que te relajes, y puedas recobrar la salud de tus  manos o uñas castigadas por la falta de hidratación y de cuidados diarios. 

Los masajes son una parte imprescindible y marca registrada de toda manicura spa. 

Para realizar los masajes se utilizan productos como el aceite de almendra, de jojoba, crema de aloe vera, sales minerales, y también pueden incluir productos aromáticos.

Cómo masajear tus uñas y manos para lograr un correcto descanso


En principio debes saber que el masaje será más efectivo si lo acompañas con  productos adecuados de acuerdo al resultado que busques. Por ejemplo si buscas  exfoliar las manos lo mejor es  mezclar un poco de crema con azúcar moreno o sales, pero si quieres hidratar utiliza una crema hidratante o un aceite corporal.
Luego con la ayuda de tus pulgares empieza masajeando de arriba abajo el dorso de la mano. Fijate de seguir la forma de los huesos, al mismo tiempo que vas extendiendo el producto por toda la mano.
Continúa el masaje vertical dedo por dedo y repite en cada una de las uñas, sobre todo si lo que quieres es hidratar bien la piel.
Procura masajear la palma de la mano haciendo círculos amplios, e intenta  mover los pulgares en distintas direcciones para que la relajación sea mayor.
Como broche de oro continúa con el masaje más allá de la mano y sube por el antebrazo hasta llegar al codo.

Las técnicas más habituales en la manicura spa: 

Inmersión en parafina
Este tratamiento deja  la piel de las manos mucho más suave y tersa, mejorando la hidratación de las manos y uñas. Para ello se introducen las manos en cera caliente y se aplica aceite.

Piedras calientes
Se suelen utilizar cantos redondos de origen volcánico dispuestos a diferentes temperaturas en puntos específicos de la mano, estimulando la circulación sanguínea y proporcionando un gran relax.

Exfoliación de las manos
Para exfoliar la piel se utilizan productos que se frotan contra los antebrazos y manos, para eliminar las impurezas y la piel muerta que se ha ido acumulando.  

Máscaras de hidratación
Cuando tus uñas y manos están muy deshidratadas mejor recurre a las máscaras hidratantes. Debes extenderla por toda la superficie de la mano, incidiendo más sobre las uñas, mediante un masaje suave. Para que las propiedades de estos cosméticos hidratantes penetren mejor coloca una toalla o unos guantes calientes.

Tratamiento de cutículas
Después de estar segura de que has conseguido relajarte con los masajes, exfoliaciones y demás tratamientos, aplica un eliminador de cutículas para llevar a cabo la manicura en sí.

Corte y limado de las uñas
Tras eliminar las cutículas se liman las uñas con la forma que más te guste. Redondas, cuadradas, terminadas en punta, etc. Si lo prefieres puedes utilizar uñas postizas de gel, porcelana o acrílicas.

Elegir la manicura deseada

Primero aplica una base de esmalte transparente a modo de base para evitar que los pigmentos del esmalte dañen tus uñas. Deja que se seque bien, da rienda suelta a tu imaginación y elige los estilos de uñas que más te gusten.
Tomate un tiempo de relax para ti, la salud de tus uñas y cuerpo en general te lo agradecerán.



Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y acrílico, ¡Inscríbete en nuestros cursos!

Si te ha gustado nuestra entrada de hoy, Manicura spa ¡Suscríbete a nuestro blog!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *