La lima es uno de los elementos de los que no se puede prescindir en un salón de belleza, digamos que se trata del principal caballo de batalla de la manicurista. Hay muy pocos servicios de uñas que no la utilicen y, probablemente, sea la herramienta más barata de todas. Pero a medida que el cuidado de las uñas se ha vuelto más complicado y sofisticado, lo mismo ha sucedido incluso con los implementos más simples. Veamos esto en detalle.

Sin quedarse atrás en los avances tecnológicos, la mayoría de las limas ahora son construidas con materiales de la era espacial y con la intención de que sigan prestando sus servicios durante mucho tiempo. Para una comprensión más clara de los modelos que necesitas en tu “armario básico de limas “, debes entender primero cómo se construyen.

Cuando Joe Lupo inventó la lima de esmeril en la década de 1920, buscaba una alternativa más económica a la versión metálica, de uso común. Lupo experimentó con diferentes materiales y creó la famosa lima que, hasta la fecha, prácticamente no ha cambiado respecto a su forma original. Al llevar a cabo la sesión práctica de nuestro curso de uñas de gel aprenderás detalles sobre la técnica del limado.

Materiales del curso de uñas de gel

Construcción básica de la lima de uña

Todas las limas tienen tres componentes principales:

Abrasivo

Independientemente de su diversidad, casi todos los abrasivos que se utilizan hoy en el mundo del cuidado de las uñas son de tres tipos:

  • Granate. Un mineral duro que se encuentra, típicamente, en las limas de esmeril marrones.
  • Carburo de silicio
  • Óxido de aluminio
“Lo más importante al elegir las limas es el propósito para el que se utilizarán”

Estos son compuestos sintéticos muy duros, que se pueden moler grueso o fino, lo que hará que la superficie sea más o menos rugosa. Los abrasivos se clasifican y numeran por la aspereza de su grano; cuanto menor sea el número, más gruesa será la superficie. Por ejemplo, una lima acrílica típica tiene alrededor de 100 granos, mientras que el pulidor cuenta con unos 1200 granos; esto es lo que se conoce como un microabrasivo.

Los microabrasivos llegaron al sector estético a través de la industria aeroespacial. Así fue como, a los ingenieros, se les ocurrió usar bloques de pulido (hechos de este grano superfino) para eliminar los rayones de las ventanas de los aviones. Ese mismo material aporta un gran brillo a las uñas.

Los abrasivos se fabrican en una variedad de matices. El proceso de coloración no afecta ni la capacidad de limar ni la calidad del producto. Las limas de esmeril comunes (marrones) suelen ser de granate, mientras que la mayoría de las de colores son de carburo de silicio u óxido de aluminio. Algunas manicuristas prefieren estas dos últimas, para saber de un vistazo qué lima elegir.

componentes de las limas

Componente que se adhiere al material abrasivo

Los abrasivos se pueden unir a una gran cantidad de materiales, y los fabricantes de limas han demostrado una notable habilidad para encontrar cada vez nuevas superficies. Las más comunes son de tela, papel o poliéster (film). Ninguno de estos soportes abrasivos hace que una lima sea inherentemente superior en su capacidad de limado.

Lo más importante al elegir las limas es el propósito para el que se utilizarán. Si las desechas después de cada cliente y tienes en cuenta el coste en el precio del servicio, entonces querrás un producto más barato. Por otra parte, el soporte de poliéster (Mylar es el más conocido) disfruta de popularidad porque es lavable, duradero e higiénico; y, además, viene en una variedad de colores.

Acabado final uñas de gel

Núcleo de la lima

La superficie recubierta de abrasivo está unida a un núcleo, lo que le da resistencia y rigidez al producto. En los primeros días de existencia de las limas de esmeril, todos los núcleos eran de madera. Hoy en día, estos modelos son, corrientemente, los más accesibles.

En el centro de la mayoría de las limas de colores y acolchadas hay piezas delgadas de plástico (casi siempre de 1/16 de pulgada de grosor). Dichos núcleos se consiguen en todos los colores, con independencia de la calidad de la lima. Pueden ser de dos tipos:

  • Plástico virgen. Significa que el material no ha sido reciclado. Los fabricantes afirman que, proporciona una mayor elasticidad, rigidez y durabilidad.

  • Plástico rectificado. Se compone de una mezcla de plástico virgen y molido. Para probar la recuperación elástica de una lima, aplica el tipo de presión que la misma tendría que soportar durante un limado exigente.

Una lima acolchada puede adaptarse mejor a la uña; sin embargo, hay manicuristas que prefieren los modelos fijos, sin almohadilla, para un mayor control. En la tienda online de Uñas y Estética podrás conseguir todos aquellos materiales que necesitas para preparar, pulir y dar a esa parte de tu anatomía el acabado que buscas.

Fuente: Uñas y Estética – Youtube



Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y acrílico, ¡Inscríbete en nuestros cursos!

Si te ha gustado nuestra entrada de hoy, Todo lo que siempre quisiste saber acerca de las limas ¡Suscríbete a nuestro blog!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *