Cómo tratar las uñas con problemas
Cómo tratar las uñas con problemas

Seguro que te interesa tener unas uñas bonitas y elegantes, pero además saludables. Para ello es fundamental conocer los pasos de una manicura adecuada que te permita cuidar tus uñas.
En términos generales la mayoría de los trastornos de las uñas se suelen deber a la falta de cuidados, lo que permite, con unos simples rituales,  revertir el problema fácilmente. 

Por ejemplo, la sequedad y el abuso de lacas pueden provocar una pérdida de queratina, lo que ocasiona el deterioro de las capas de las uñas. Por ello presta atención al aspecto de tus uñas y cuando observes que están demasiado blandas o duras, tienen nervaduras, se rompen constantemente, o amarillean, y dedícales el cuidado necesario para recuperarlas. 

Aquí te dejo un listado de los problemas más comunes, con algunos consejos para mejorar la salud de tus uñas.


Uñas que se doblan con fácilmente: Una posible respuesta es que quizás  estés dejando tus uñas demasiado tiempo sumergidas en líquidos, o que estos sean agresivos. Por lo tanto intenta mantenerlas secas y limpias la mayor parte del tiempo, y usa guantes protectores siempre que sea posible. 

También puedes aplicar un tratamiento específico endurecedor que las hará más fuertes.


Uñas demasiado duras: Éste es un síntoma claro de sequedad, por lo que te aconsejamos hidratar tus uñas con cremas o aceites específicos. 

Si quieres resultados rápidos prueba cubrir manos y uñas por la noche con una buena capa de manteca de karité pura, aceite vegetal, o una crema hidratante, y luego ponte unos guantes de algodón.


Uñas con surcos: Estos indeseables surcos aparecen generalmente cuando se han utilizado sustancias abrasivas como la lejía sin haber tomado la precaución de haber protegido las manos. Aunque  también suele ser una característica de haber realizado una manicura agresiva que haya cortado las cutículas. Para solucionar el problema usa guantes y sustancias mas amigables, como vinagre, y cura con una buena hidratación diaria hasta que observes su recuperación.


Uñas muy frágiles y quebradizas: Dale un descanso a las lacas, e hidrata muy bien tus uñas a base de aceites y sérums para reforzarlas.


Uñas amarillentas: Este problema tiene su razón en la acción de los óxidos de los esmaltes cuando llevamos las uñas permanentemente pintadas. Intenta darle un descanso a tus uñas se por lo menos una semana cada quince días, y protegelas con una buena base. 


Uñas encarnadas: En este caso debes evitar cortar demasiado tus uñas, ya que el borde de la uña acaba penetrando en la carne produciendo inflamación. Aunque es más común en los pies, algunas manos muy sensibles como las de los niños pueden resentirse con este problema.


Dermatitis de contacto y alergias. Si notas alguna reacción dermatológica en la piel, deberías dejar de utilizar ciertas lacas o esmaltes, ya que se trata de un claro síntoma de irritación o alergias.  


Otras alteraciones. Debes prestar especial atención sobre la forma de realizar la manicura, ya que sino se efectúa correctamente, o se abusa de las lacas, se pueden agravar patologías preexistentes como la psoriasis. Siempre recomendamos acudir al dermatólogo si ves que tu afección empeora.



Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y acrílico, ¡Inscríbete en nuestros cursos!

Si te ha gustado nuestra entrada de hoy, Cómo tratar las uñas con problemas ¡Suscríbete a nuestro blog!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *