Hoy te traigo un post muy importante, ya que el estado de las uñas pueden ser un buen indicador de cómo estamos, de nuestro estrés o incluso de cómo se encuentra nuestra salud. 

Por ello, he preparado una lista de los problemas más comunes en las uñas y cómo resolverlos, ¡toma nota!

  • Uñas peladas o con escamas

Este problema puede tener su explicación en personas que llevan una alimentación pobre en calcio. Intenta consumir lácteos y verduras de hoja verde, y evita bebidas como café o té que dificultan la absorción de este nutriente. 

Bebe suficiente agua para mantener las uñas hidratadas y sobre todo déjalas transpirar. Para ello, suprime el uso de esmaltes agresivos.  

  • Uñas con estrías

Se trata de un problema muy común, lo más efectivo es que la uña esté lo más natural posible y realizar un tratamiento desde la raíz. Utiliza solo una crema específica justo en la parte superior de las cutículas.

Si tienes roturas poco profundas en la estructura de tu uña, puedes aplicar tratamientos de alisado para pulir la lámina ungueal. Si las roturas son profundas, prueba con un esmalte anti estrías para rellenar los surcos, y por último realiza masajes con un aceite nutritivo para atenuar las estrías.

  • Uñas mordidas

La onicofagia puede tener su origen en varias razones, las principales son nerviosismo, estrés o inseguridad.

Te recomiendo utilizar productos de sabor desagradable que se aplican en la base de la uña, para evitar morderlas.

  • Uñas blandas y quebradizas

En este caso debes utilizar un buen endurecedor en el final de la uña y dejarlo secar un par de veces a la semana, y aplica una base de calcio que estimule el crecimiento de la uña y la refuerce.

También puedes aplicar aceite de almendras en tu rutina diaria, y procura llevar una buena alimentación.  

  • Uñas secas

La falta de hidratación en la uña es bastante habitual, por ello utiliza esmaltes respetuosos con la salud de tus uñas y  disolventes sin acetona lo más hidratantes posibles. Un tip súper útil es utilizar una base hidratante con vitamina C.  

Si tu uña se ve demasiado seca y se quiebra constantemente descarta con tu médico algún problema hormonal, de tiroides o bacterial.  

  • Cutículas secas y débiles

Primero observa que no tengas grietas o sangrado, de lo contrario no apliques ningún tratamiento. 

Este problema puede ser ocasionado por los cambios bruscos de temperatura, los productos químicos de limpieza y belleza, y la exposición directa a ambientes con polvo.

Procura usar crema de manos y jabones suaves e hidratantes, y también te recomiendo aplicar aceite de argán. 

  • Uñas amarillentas

Este problema se produce en general por el tabaco, falta de nutrientes, y por no utilizar una base que proteja el poro de la uña e impida que el esmalte la vaya tiñendo.

Por ello lo mejor es aplicar una base blanqueante para despigmentar esas zonas amarillas. 

  • Uñas con hongos

La onicomicosis puede producirse por una higiene incorrecta, contagios en zonas húmedas como piscinas y spas o falta de transpiración. Se trata de una infección común que afecta a las uñas de las manos y los pies, causada por hongos, mohos o levaduras.

Esta infección suele presentarse con manchas blancas o amarillas debajo de la punta de la uña y a medida que esta avanza puede provocar decoloración, engrosamiento de la uña y deterioro del borde de la misma. Por ello evita las lesiones y andar descalzo en lugares públicos, ya que resolver esta afección lleva tiempo. 

  • Uñas con desniveles u onduladas

Si tienes ondas en tus uñas puede deberse a un incorrecto limado, a morderse o llevar uñas postizas.  La buena noticia es que generalmente estas ondas desaparecen con el crecimiento natural de la uña, aunque puedes ayudarte limando  una vez a la semana las uñas y aplicando una base reparadora de desniveles que alise la superficie de la uña. Procura utilizar esmaltes de excelente calidad y mantener las uñas hidratadas.

  • Uñas encarnadas

Este problema aparece más comúnmente en los pies, en general como consecuencia de usar zapatos con punta muy estrecha, cortar las uñas demasiado o tenerlas muy curvas. En la gran mayoría de los casos esta afección puede mejorar remojando los pies en agua tibia, utilizando un calzado cómodo, o colocando una pequeña bolita de algodón dentro de la uña para hacer que crezca hacia arriba, en lugar de hacia la carne. No obstante, si sientes dolor o hay herida, debes acudir al podólogo y nunca al salón de uñas, ya que solo el especialista está facultado para tratar esta patología.

  • Onicodistrofia

Son aquellos casos donde las uñas pueden verse alteradas como consecuencia de la presión continua del calzado, algún impacto o traumatismo. Dependiendo el caso lo conveniente es realizar una reconstrucción de la uña a partir de geles o resinas.

Ahora sí, hagamos un repaso para tener las uñas perfectas:

  • Hidratación 

Aplica diariamente crema hidratante en tus manos, y realiza un masaje circular con aceite de uñas nutritivo para  fortalecer las uñas. 

  • Cutículas sanas

Te aconsejo que recurras a una profesional manicurista para exfoliar o empujar tu eponiquo cutículas, ya que lo hará suavemente y de manera segura. 

Ten en cuenta que la cutícula el eponiquo cumple un rol muy importante. Cubre la matriz, protege la uña de forma natural y evita que penetre la humedad, el agua, bacterias u otros organismos. 

  •  Utiliza esmaltes de calidad

Procura que tus esmaltes sean de calidad, seguros, hipoalergénicos y libres de tóxicos. 

  •  Utiliza quitaesmaltes sin acetona

Opta por quitaesmaltes sin acetona, ya que no daña ni reseca tus uñas. 

  •  Aplica una base de uñas

Aplica una base de uñas siempre antes de tu esmaltado. 

  •  Alimentación variada

Llevar una dieta variada rica en grasas saludables (aceite de oliva, aguacate,etc.) te ayudará a tener unas uñas más fuertes. 

  •  Descansa

Procura descansar, tus uñas te lo agradecerán.  El crecimiento y salud de las uñas se verán perjudicados como consecuencia del estrés y el cansancio.

  • Utiliza guantes

Siempre utiliza guantes para proteger tus manos de agentes y productos químicos.

  •  Utiliza  calzado adecuado

Puede parecer una tontería, pero es fundamental utilizar un calzado cómodo y de tu talla. Ya que si es más pequeño puedes comprimir tus dedos y provocar que las uñas golpeen con la punta, mientras que si es más grande hará que el pie esté muy holgado y choque entre sí todo el tiempo. 

Muy bien ahora sin más a disfrutar de unas uñas perfectas.



Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y acrílico, ¡Inscríbete en nuestros cursos!

Si te ha gustado nuestra entrada de hoy, Cómo solucionar estos molestos problemas en tus uñas ¡Suscríbete a nuestro blog!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *