Cuidados e información sobre la cutícula

cutícula-eponiquio

Hoy os vamos a hablar de una gran desconocida “la cutícula”.

Aunque la mayoría cree saber qué es la cutícula, es muy fácil confundirla con el eponiquio:

La cutícula es la piel muerta que hay sobre el lecho ungueal (base de la uña) y el eponiquio es el tejido vivo que se encuentra rodeando la uña… Sí, eso que muchas manicuristas quieren cortar por desconocimiento.

Sabiendo esto, vamos a llamar a las cosas por su nombre a partir de ahora. Así que, vamos a renombrar este artículo y lo llamaremos

“Cuidados e información sobre el eponiquio”.

 

Desde hace años se viene cortando el eponiquio en las manicuras, ya sean manicuras básicas o uñas esculpidas. Además de ser una práctica agresiva y poco útil -en este artículo os detallaremos por qué es poco útil-, está prohibida por ley.

Ninguna técnico de uñas puede utilizar elementos cortantes para la piel. Esto se dio porque en muchos centros de estética se utilizaba y aún se utiliza de forma ilegal el bisturí para cortar callosidades, así que, los podólogos pusieron el grito en el cielo y en las autoridades sanitarias de paso, con lo que se les concedió que sólo ellos pudieran cortar piel con elementos cortantes.

 

¿Por qué no se debe cortar la cutícula el eponiquio?

Porque al igual que el callo, crece más al ser cortado. Sencillamente por esta razón no debemos en ningún caso cortar el eponiquio de nuestras clientas.

El eponiquio es una protección de la uña y si cortamos esta piel, estaremos estimulando su crecimiento al verse agredida.

Si os fijáis en uñas mordidas la cutícula el eponiquio, suele estar muy por encima del lecho ungueal, lo cual nos da una muestra de que esta piel trata de proteger la uña.

 

¿Qué hacemos si el eponiquio está muy largo?

Lo ideal es empujarlo hacia atrás con un palito de naranjo o con un empujador e hidratarlo con crema o aceite.

Si vamos a realizar una manicura podemos utilizar disgregante de cutícula para ayudarnos a rebajarlo, ya que no podemos aplicar aceites en la uña.

Si os limitáis a empujar la cutícula el eponiquio en lugar de cortarlo, podréis ver cómo las “cutículas” de vuestras clientas van tomando una forma más normal hasta casi desaparecer.

 

Esperamos que este artículo os sirva para mejorar vuestro trabajo y conocimiento sobre el mundo de las uñas.

Aquí podéis adquirir disgregante de cutículas para vuestros servicios de uñas y o manicura:

 

Si quieres saber más sobre el mundo de las uñas de gel y porcelana, inscríbete en nuestros cursos de uñas

¡No olvides suscribirte a nuestro blog para recibir en tu correo más artículos como este!

¡Suscríbete a nuestro blog!


 

¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponShare on Tumblr

4 comentarios sobre “Cuidados e información sobre la cutícula”

  1. Buenas, entiendo por lo tanto que lo único que está prohibido es el bisturí, ya actualmente utilizamos alicates y corta callos….

    otra cuestión es que; en cuanto a tema cutícula- eponiquio, a mi entender, al empujar hacia atrás el eponiquio, la piel blanquecina que aparezca, resalte o incluso esté pegada a la placa ungueal, habría que cortarla ya que se considera piel muerta..y esa piel muerta se considera por tanto cutícula…??????

    gracias. Me encantan vuestros post.

    1. Hola Sara.
      Lo primero, ¡nos alegra que te gusten nuestros posts!
      Respondiendo a tu consulta, lo que está prohibido en salones es utilizar cualquier elemento cortante en la piel viva, esto es, cualquier alicate o bisturí.
      No está prohibido utilizar el alicate de cutículas para la cutícula (no el eponiquio). Si tú levantas la cutícula con el palito o el empuja y se levanta como una lámina de piel muerta (que es lo que suele suceder muchas veces), puedes utilizar el alicate para cortarla, pero no puedes cortar la piel viva.

      El cortacallos de cuchilla tampoco está permitido. Las manicuristas o esteticistas se tienen que valer de la lima para callos y de los líquidos que hay para reblandecerlos. Nunca de elementos cortantes.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *